Yoga para embarazadas

El yoga, es una disciplina física y mental que es buena para la salud en todo momento de la vida. Se puede practicas desde la infancia y muchas embarazadas emplean este tipo de ejercitación como opción durante el transcurso del embarazo. Existen estudios que afirman que el yoga es el mejor ejercicio para el embarazo, ya que es más efectivo que caminar o realizar ejercicios de clases prenatales y que puede ser realizado con seguridad en mujeres que presentan depresión.

Una clase típica de esta disciplina prenatal incluye ejercicios de respiración, estiramientos suaves, posturas, enfriamiento y relajación. Todo es realizado en busca de proteger la salud de la madre y del bebe en todo momento de la practica.

Otro de los efectos beneficiosos del yoga es que su práctica durante el embarazo ayuda a reducir el estrés y aumenta la función inmunológica. Se ha realizado un estudio que involucra la participación de mujeres embarazadas entre la semana 16 y 36 de embarazo asistiendo a clases dos veces por semana durante unos 70 minutos y se ha demostrado que el yoga ayuda a reducir significativamente el estrés durante este periodo.

Otros beneficios durante el embarazo son:

yoga

  • Disminuye el dolor de espalda al mejorar la postura corporal.
  • Ayuda a dormir mejor, ya que es una actividad relajante que reduce la sensación de fatiga y estrés.
  • Aumenta la fuerza, la flexibilidad y la resistencia de los músculos necesarios para el parto.
  • Genera una conexión aún más fuerte con él bebe, al hacer que se produzca un enfoque en la respiración y de esta manera se vuelva uno más consiente del propio cuerpo.

Si bien el yoga conlleva múltiples beneficios para la salud, también en ocasiones presenta contraindicaciones y estas se dan en las siguientes ocasiones:

  • Durante el embarazo se deben evitar los tipos que requieran mucho esfuerzo como el ashtanga, principalmente si nunca se ha practicado yoga. Lo mejor durante este periodo de la vida, el embarazo, es la práctica de hatha yoga o el yoga prenatal, que ofrece posturas seguras y adaptadas específicamente para el embarazo.
  • Se deben evitar las clases de yoga que se practiquen con altas temperaturas.
  • Se deben evitar ciertas posturas que generen compresión del vientre o que requieran mucho estiramiento de la zona abdominal, así como aquellas posturas que necesiten de estar acostada sobre la espalda.
  • Las posturas invertidas no se aconsejan durante el embarazo.

yoga

Es importante tener en cuenta que cada postura sea realizada y practicada con comodidad y sin forzar el cuerpo. Espero que te haya sido de utilidad estas recomendaciones acerca de la práctica del yoga durante el embarazo, para que así puedas disfrutar plenamente de esta práctica durante este periodo de la vida reproductiva de la mujer.

Recuerda siempre que toda disciplina debe ser supervisada y guiada por una persona idónea en el tema, ya sea un profesor de yoga o un instructor en yoga, para que así puedas realizar las posturas de forma correcta y sin mayores preocupaciones de que estas realizándolas de manera correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*