Remedios caseros para la piel de pepino

El pepino es una fruta que pertenece a la misma familia que la calabaza y la sandia. Es fresco, rico en agua y se caracteriza por sus propiedades nutritivas y en la estética. Es un fruto son el que se realizar remedios caseros naturales para el tratamiento local y frecuente de trastornos de la piel como arrugas y envejecimiento precoz, con efecto antiage, manchas con cambio de coloración, hipo crómicas en piel y para la hidratación y humectación de piel seca.

Remedio natural para la piel seca a base de pepino

En ½ litro de aceite de oliva, a fuego mínimo, y sin que llegue al punto de hervor, añadir 3 pepinos pelados bien finitos. Calentar y revolver. Antes de llegar al punto de hervor, apagar y retirar del fuego. Esperar que se enfríe. Colar y embotellar en un envase de vidrio preferentemente y de cierre hermético. Aplicar unas gotas diarias en la palma de la mano y con masajes circulares ascendentes humectar e hidratar la piel. Aportará más suavidad y luz, nutriéndola desde las capas más profundas a las externas que son las visibles.

pepino

Remedio casero para la piel manchada con pepino

Las manchas blanquecinas en la piel son frecuentes. Estas pueden ser debidas a la exposición solar, viéndose no estético y no sano la piel de este modo. El uso de pepino ayudara a disminuir la diferencia de coloración de las manchas con el resto de tu piel, por lo que la aplicación localizada de este fruto es efectiva, con el uso constante. Para ello, deberás cortar el pepino en finas rodajas y posteriormente a su lavado aplicar específicamente en las manchas de rostro. Dejar actuar por unos 15 a 20 minutos y retirar. Repetir esto 2 a 3 veces por semana y luego hacer la limpieza habitual de tu piel.

Remedio antiage, contra las arrugas: previene y atenúa las líneas de expresión

pepino

Las arrugas prematuras y las líneas de expresión, patas de gallo, arrugas por encima del labio superior, en los surcos nasogenianos, mentón y frente son una preocupación y consulta habitual de mujeres. El uso de incansables métodos para atenuar o eliminar este es agotados y quienes no estamos dispuestas a recurrir a métodos quirúrgicos, costosos e invasivos y que no queremos llenarnos de botox, buscamos alternativas naturales y caseras para combatirlas. Es por eso que el pepino, este fruto de tan variado uso, es eficaz. Para su empleo debes hervir a baño María 1 kilo de pepinos cortado en finas rodajas en 2 litros de agua, hasta que la preparación se reduzca a la mitad. Seguido a esto, retirar del fuego. Apagar. Filtrar y añadir una cucharada de aceite de coco. Colocar en frasco y enfriar en heladera. Una vez terminado y enfriado, tomando un algodón, pasar suavemente por el rostro en las zonas a tratar que frecuentemente como mencionamos antes son mentón, frente, surcos nasogenianos, por encima del labio superior y las famosas patas de gallo. Realizar este proceso dos veces al día. Al levantarnos por la mañana y luego antes de acostarnos, después de la limpieza fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*