Hipermetropía: ¡No puedo ver bien! ¡Cuidado! Su hijo puede tener esta enfermedad

Primero que nada debemos conocer de qué se trata la hipermetropía en los niños. La hipermetropía es una deficiencia visual, que suele manifestarse desde muy temprana edad. Lo que genera dificultad para leer y enfocar las imágenes puesto que se ven borrosas.

Este padecimiento es hereditario, así que si en su familia hay antecedentes de esta anomalía visual, lo más probable es que su hijo también pueda tenerla. En todo caso, los padres deben estar atentos ante cualquier síntoma que presente su hijo.

Es un problema que debe ser atacado a tiempo, ya que el esfuerzo que realizan los pequeños para poder leer, es bastante. Esto puede ocasionarle fuerte dolores de cabeza, fatiga, mal humor, y un bajo rendimiento en la escuela.

hipermetropía

¿Cómo puedo detectar la hipermetropía?

Los primeros síntomas se manifestarán en el hogar, en este caso, los padres deben observar a sus hijos y escuchar lo que ellos muestran diariamente. Los expertos recomiendan que una forma es  preguntándoles directamente si pueden visualizar ciertas letras o leer a una distancia determinada.

En otro caso, son los síntomas que pueden estar presentando, tales como dolor de cabeza y malestar en la parte posterior de los ojos. Un signo característico de esta deficiencia en la vista es que los niños alejarán los objetos o libros de lectura para poder enfocarlos.

Una vez que tu hijo ha presentado signos de hipermetropía, es momento de acudir al médico especialista para que haga el diagnóstico real, el médico tratante evaluará y recomendará la fórmula adecuada para corregir el defecto visual. Pero, ¿en realidad puede corregirse?, sí, por lo general se corrige gradualmente y su totalidad se observará en la adolescencia. De no ser así, ya es una afección visual que quedará por el resto de la vida.

hipermetropía

¿Es posible prevenir la hipermetropía?

No se puede prevenir ya que es un padecimiento genético, pero sí puede tratarse con lentes adaptados siempre y cuando tengan la fórmula indicada por el especialista. La hipermetropía,  así como el astigmatismo y la miopía, son problemas oculares que no tienen prevención, pero como ya lo mencionamos, una evaluación médica determinará el grado de cada una de ellas.

Pero, si bien no puede prevenirse, también es fundamental ayudar y enseñar a los niños a mantener una buena higiene y cuidado de sus ojos, esto favorecerá la salud ocular. ¿Cómo hacerlo? De una manera sencilla, añade verduras en la alimentación diaria de tus hijos, así como pescado y frutas, la práctica de deportes es muy recomendada en estos casos, las lentes de sol no es únicamente para los adultos, enseña a tu hijo a llevarlos, le resultará muy favorecedor, también es recomendable que chequees los ojos de tus hijos, así podrás detectar manchitas o enrojecimientos poco comunes.

A la hora de elegir los lentes para tus niños, toma en cuenta lo siguiente:

Los anteojos son convergentes, el cristal resulta ser más grueso en el centro que en sus bordes. Sin embargo, mientras mayor dificultad visual tenga el paciente, mayor será el grosor del cristal. 

hipermetropía

Se debe elegir un tipo de anteojo acorde al rostro, éstos no deben quedar muy apretados ya que provocarán fuertes dolores de cabeza debido a la presión en las sienes. Un lente de tamaño sencillo tendrá menos peso y no provocará molestias al usarlos.

Se recomienda elegir unos lentes antirreflejos, éstos eliminan el brillo y los incandescentes reflejos de luz.

Es recomendable que los niños lleven lentes con ligas, éstos sujetan los anteojos al cuello y evita que se caigan. Cuando se trata de colores, deja que ellos lo elijan, este paso les animará a usarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*