Endorfinas: para que son y que función cumplen

Las endorfinas son neurotransmisores producidos por la glándula pituitaria, en el sistema nervioso central de forma natural. Son encargadas de producir sensaciones de bienestar, ya que combaten el malestar y disminuyen las sensaciones dolorosas. Pero, ¿Cómo hacemos para aumentar nuestro pool de endorfinas?. Esta respuesta es sencilla y podemos decir que cuando el cuerpo es expuesto a un intenso ejercicio físico, la glándula pituitaria produce más endorfina que lo normal. El sistema nervioso central, por su parte es el encargado de distribuir las endorfinas por todo el cuerpo a través de los nervios periféricos y la sangre. Es así entonces que podemos decir que el aumento de endorfinas se logra gracias a:

  • Ejercicios aeróbicos, como jugar al futbol, tenis, vóley, hacer gimnasia, pasear en bicicleta, entre otras.
  • Mantener relaciones íntimas con tu pareja, ya que el hecho de estar enamorado, como así también el de amamantar genera endorfinas, presentándose endorfinas en la leche materna para que el recién nacido se sienta feliz.
  • Ejercicios de resistencia: en este caso se debería levantar poco peso pero con muchas repeticiones y rápidamente para que se genere el efecto de aumento de estos neurotransmisores, las endorfinas.

La fórmula de la felicidad, en cierto modo podríamos decir que está regulada y que se genera a partir de la combinación de ciertos neurotransmisores que se hallan en nuestro organismo y que el mismo genera. Dentro de estos podemos mencionar:

endorfinas

  • Las endorfinas, que ya las mencionamos con anterioridad, que podemos resumir como el analgésico natural, una respuesta al dolor, al estrés y al miedo del cuerpo humano.
  • La dopamina, relacionada con las adicciones y la búsqueda de placer. Es la que nos motiva a cumplir metas, deseos y necesidades. La dopamina, la podemos encontrar en la sustancia negra, el córtex y los ganglios basales. Es la encargada de la energía mental, el control de los impulsos, la motivación y determinación del sistema límbico. Está presente, este neurotransmisor en alimentos como, el plátano, el aguacate, carnes, leche, pescados, almendras, habas, huevos, remolacha y granos. Su déficit acarrea la presencia de fatiga, mareos, deseo dulce, adicciones, aumento de peso, descenso de la libido, problemas en la atención y en el control de los impulsos. Su tratamiento consiste en una dieta rica en proteínas, con aminoácidos como tirosina, fenilalanina, L- metionina, acompañado de una ejercitación de pesas y disminución de la intoxicación por plomo y cadmio.
  • La oxitocina, relacionada con los vínculos personales e interpersonales, afectivos como la intimidad, la confianza y fidelidad.

endorfinas

  • La serotonina, relacionada con la autoestima, la confianza, siendo la que aumenta cuando nos sentimos importantes. Este neurotransmisor, está en el sistema nervioso central y en el intestino. Su función radica en el balance y equilibrio emocional de las personas, la libido, la sociabilidad y es precursora de la melatonina. La podemos encontrar en alimentos como la soja, el queso, el pistacho, atún, alubias blancas, lentejas, salmón, almendras, pavo, plátano, carne, huevo, frutos secos, aguacate, semillas y cereales integrales. La carencia de serotonina puede conllevar y desencadenar estados de depresión, migraña, dolor de espalda, insomnio, ansiedad, impulsividad, aumentar el riesgo de desarrollo de trastorno obsesivo compulsivo, síndrome premenstrual, bulimia, anorexia hasta el abuso de sustancias. Su tratamiento, en líneas generales conlleva una dieta rica en triptófano, aminoácido precursor de este neurotransmisor, la ingesta de vitaminas como B1, B6, B9 y B12, además de vitamina C, zinc y calcio. Realizar ejercicio aeróbico, dormir de manera correcta y evitar tóxicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*