Acido hialuronico, un tratamiento antienvejecimiento

El ácido hialuronico es un compuesto propio de nuestro organismo que desciende en cantidad y concentración con el paso de los años. Ayuda a mantener la piel y las articulaciones en buen estado y es por eso que hoy hablaremos de su importancia y empleo en la medicina estética.

Esta sustancia que se encuentra de forma natural en numerosos tejidos y órganos del cuerpo humano, como la epidermis, el tejido conectivo, cartílago y liquido sinovial, además de en los ojos, tienen propiedades importantes para atraer y retener agua, lo que confiere a los tejidos un buen estado.

Existen diferentes tipos de ácido hialuronico que podemos encontrar en el mercado y que se obtienen por síntesis para cumplir la función de penetrar en la piel, mezclarse con el ácido hialuronico natural y de este modo promover la producción de más cantidad de esta sustancia además de favorecer la producción de colágeno. Los tipos de ácido hiaulonico pueden ser reticulado y no reticulado. El primero de estos, el reticulado se presenta en forma de gel, denso, lo que permite que mantenga la estabilidad durante más tiempo, unos 6 a 9 meses, mientras que el no reticulado es líquido y conserva su estabilidad durante menos tiempo, unos 3 meses aproximadamente.

acido hialuronico

En medicina estética, el ácido hialuronico se usa con diferentes propósitos como el realizar rellenos, aumentar el volumen de labios, atenuar arrugas, entre otros. Se ha demostrado clínicamente que cuando se aplica mediante inyección intradérmica, el ácido hialuronico estimula y activa los fibroblastos incluso en personas en edad avanzada, lo que a su vez supone que además de proporcionar un mayor volumen a la piel también se estimula la formación de colágeno. Específicamente en estética se aplica en zonas como surcos nasogenianos, que son aquellos que parten de la nariz hacia los laterales de la boca, en los pliegues peribucales y las comisuras labiales, en la línea del contorno de los labios, a nivel del entrecejo, en las patas de gallo y hasta en la frente.

Su aplicación se realiza mediante inyecciones que deben ser aplicadas siempre por un profesional idóneo en el tema. Otra forma de aplicación es aquella que se realiza vía oral mediante el consumo de capsulas de ácido hialuronico. Sirven para nutrir la piel, siendo sus beneficios la hidratación de manera profunda, el desacelerar el proceso de envejecimiento de la piel, lubricar las articulaciones facilitando su movimiento y ayudar a prevenir y curar el síndrome de ojo seco.

acido hialuronico

A pesar de considerarse en estética un producto seguro, el ácido hialuronico puede conllevar ciertos efectos adversos o indeseados como: sensibilidad local, aparición de hematomas tras su aplicación, bultos en las zonas de aplicación, irritación local, dureza o enrojecimiento de la piel, dolor, molestias e incluso alergia, aunque es muy poco frecuente.

Espero que te haya sido útil esta información acerca del ácido hialuronico, sus tipos, usos, ventajas, beneficios y efectos adversos y recuerda siempre que quieras hacerte algún tipo de tratamiento estético consulta y realízalo con un profesional de la salud medico idóneo en la temática a tratar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*